Beneficiós de la masturbación y los vibradores

“Llevaba todo el día dándole vueltas al mismo asunto, y estaba bastante claro, no tenía ni idea de qué iba a hacer, estaba perdida. Clara llevaba todo el día pensando en lo que iba a hacer esa misma noche, su psicóloga le había explicado la importancia de empezar y los beneficios que podría tener si lo hacía, pero, seguía creyendo que no era algo para ella, seguía creyendo que no iba a funcionar. No, entre más lo pensaba, más se convencía de que no podía, no estaba bien, ella tenía un esposo, y ¿si él se enteraba?, ya suficiente había sido haber comprado en línea ese vibrador, le había aterrado la idea cuando vio en pantalla “todo tipo de juguetes sexuales”, se había puesto colorada y no sabía qué comprar o cuál elegir, al final no sabía de dónde había sacado la valentía para hacerlo.

Hay algo que tenemos que saber de Clara, ella es una mujer muy conservadora, de viejas tradiciones, ha estado casada por más de 15 años y hasta hace poco decidió que quería sentirse mejor, no que se sintiera terrible, sólo, sentía que algo en su vida podía mejorar, así que siguió el consejo de una amiga y fue a terapia. Había hablado de todo, se había desahogado y no sabía cómo habían llegado a hablar de su vida sexual, esto le avergonzaba, pues siempre le habían dicho que estaba mal hablar de sexo, es que “eso es algo privado” pensaba ella, siempre sintió que era algo pecaminoso, algo vergonzoso, ¿qué pensarán los demás?… como ella no había hablado nunca con nadie sobre esto, no sabía que tenía trastorno del orgasmo, o anorgasmia, y con ayuda de la terapia estaban empezando a tratarlo, ya se siente bien tocándose a sí misma, aunque fue todo un proceso, pero ahora… ¿cómo haría para utilizar un vibrador?

Clara tenía muchas dudas, ¿si ella lograba llegar al orgasmo con el vibrador, no estaría haciendo algo antinatural?, siempre había creído que únicamente debía disfrutar con la penetración y con su esposo, o ¿y si se volvía dependiente del aparato para sentir placer?, ¿tenía ella el derecho de ir en contra de la naturaleza y darse placer?, ¿cómo le iba a contar a su esposo que lo estaba usando?, ¿cómo se iba a sentir él cuando – y si- se lo dijera?

-Definitivamente – pensó Clara sintiendo una llama de valentía– yo puedo, no sé cómo, pero haré que funcione, esta noche y las noches que vienen serán todo un reto para mí, pero como me dice la psicóloga: “Clara, ¿qué hay de malo en consentirte y cuidarte a ti misma?”

Como vimos en el relato hay muchas dudas y prejuicios cuando una mujer decide empezar a usar un juguete sexual o vibrador. Aunque los juguetes sexuales o artículos eróticos se han utilizado desde la antigüedad y hasta el día de hoy, incluso siendo utilizados (sobre todo los vibradores) para mejorar el rendimiento sexual de la mujer e incluso para curar la histeria en el siglo XIX al lograr que las mujeres llegaran al orgasmo, la masturbación femenina, y el uso de juguetes para ello no se aborda en la educación sexual en la familia o en la escuela, se asocia con sentimientos como la culpa y tiene una connotación negativa al ser asociada a prejuicios sociales y religiosos[i]

RESPONDIENDO MITOS SOBRE EL USO DEL VIBRADOR

Para guiarnos usaremos las preguntas que se hacía Clara en nuestro relato:

¿Qué pensarán los demás?
Primero, lo primero, recuerda que es tu cuerpo, tu sexualidad, solo tú eres dueña de tu placer, de tu satisfacción y de tu bienestar. Segundo, no estás sola, en un estudio realizado en Estados Unidos, se encontró que, dentro de la experiencia masturbatoria de mujeres entre los 18 y 51 años, el 90% de ellas utilizan el vibrador y manifestaron que con su uso liberaban tensión y les permitía sentir y expresar sentimientos positivos hacía sus cuerpos, y verlo como una fuente de alegría y diversión[ii]

¿si ella lograba llegar al orgasmo con el vibrador, no estaría haciendo algo antinatural?, siempre había creído que únicamente debía disfrutar con la penetración y con su esposo

Lo que es “natural” o no, depende de lo que nos han enseñado, recuerda que también es natural quererse, cuidarse, amarse, y sentir placer y bienestar, ayudarte a alcanzar el orgasmo con o sin un vibrador, no es algo que deba considerarse “malo” o “no natural”, pues está en tu biología y tu cuerpo, él está diseñado para sentir placer, para llegar al clímax, y es importante recordar que la gran mayoría de las mujeres no llegan al orgasmo únicamente con la penetración, sino con la estimulación de su clítoris. Además, puedes disfrutarlo junto a tu pareja, sea esposo o esposa, novio o novia, pueden pasarla muy bien juntos(as).


¿y si se volvía dependiente del aparato para sentir placer?
Como vamos a poder ver más adelante, en los beneficios del uso del vibrador, según Godoy (2020), no hay efectos secundarios del uso del vibrador, hay, por el contrario, beneficios como que influye positivamente en distintos aspectos de la función sexual y se evidencia que las mujeres tienen mayor autoconocimiento, autoestima y autoconcepto, es decir, cómo se ven a sí mismas.

¿cómo le iba a contar a su esposo que lo estaba usando?, ¿cómo se iba a sentir él cuando – y si- se lo dijera? Según Espitia de La Hoz (2018), una de las condiciones para que un tratamiento con vibradores para mujeres con anorgasmia funcione es que sus parejas estén involucradas en el proceso. Recuerda que tu sexualidad empieza por tu placer individual para un disfrute óptimo en pareja. Hablar del tema es muy importante, sobre todo con tu pareja, y siempre pueden encontrar juguetes y vibradores para disfrutar juntos(as)


BENEFICIOS DE LA MASTURBACIÓN Y EL USO DEL VIBRADOR

En un estudio realizado en Colombia en el 2018 se observó la efectividad del uso del vibrador en mujeres con trastorno del orgasmo, pues el 79,48% de las mujeres que participaron del estudio manifestaron fingir orgasmos como una forma de “estar en paz” con su pareja. Después de empezar a implementar el uso del vibrador para mejorar la satisfacción sexual, el 89,74% de las mujeres manifestaron satisfacción global con el dispositivo y ninguna de ellas tuvo problemas o complicaciones relacionadas con su uso. La intervención tuvo éxito y una de las condiciones que ayudó, fue que las mujeres estaban informadas, conversaban sobre el tema y sus parejas estuvieron involucradas durante el tratamiento[i].

También se ha estudiado la relación de la masturbación femenina con la satisfacción sexual y marital en mujeres casadas, encontrando que las mujeres que se masturban de forma habitual en su relación de pareja tienen en general, mayor autoestima, satisfacción y deseo sexual y mayor capacidad para experimentar orgasmo. En resultados recientes, se evidencia que las mujeres que se masturban utilizando vibradores y con mayor frecuencia, estando en confinamiento con sus parejas, puntuaban mejor en el índice de la función sexual femenina, y usar estos dispositivos o juguetes se asocia con salud sexual, al promover comportamientos dirigidos a esta y no hay evidencia de efectos secundarios en su uso[ii]

Así mismo, un estudio realizado en Chile, concluyó que las mujeres que empiezan a usar un vibrador para masturbarse ven su sexualidad más allá de la penetración o coito heterosexual, y el uso de los vibradores o juguetes sexuales les permite tener una conexión mayor y más íntima con su cuerpo, lo perciben como un generador de placer sexual para ellas mismas y para otros(as), pasando de una sexualidad meramente reproductiva, a una sexualidad del disfrute y el placer[iii]

“Cuando empiezas a ronronear,
empiezo a tener espasmos.
Mientras haces tu trabajo,
doy la bienvenida a mi orgasmo.

Siempre cerca cuando sea necesario.
Sin ninguna queja.
Si tuviera algo de influencia,
te declararía santo.

Sí, es verdad. No me veo cambiándolo
por un modelo más nuevo y actualizado en el corto plazo”[iv]

La pregunta no es si masturbarme o no, la pregunta real es, ¿hoy lo haré con o sin vibrador?


Fuentes de referencia:

[i] Espitia- De La Hoz, Franklin José (2018) “Dispositivo EROS en el manejo de la anorgasmia femenina: Estudio prospectivo de serie de casos en mujeres del Quindío”. Revista Universidad y Salud. 2019;21(1):38-47. Clínica Sexológica, Armenía, Quíndio, Colombia.

[ii] Gogoy Peña, Scarllett (2020) “Masturbación y uso de vibradores relacionados con el Índice de
Función Sexual Femenino durante el confinamiento por Covid-19” Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Almería, Chile

[iii] Mora Guerrero, Gloria Miryam & Contreras Despott, Claudio Gonzalo (2015) “Sexualidad(es) y colectividad. La vigilancia y el juzgamiento social como mecanismos de producción corporal” Revista Sexualidad, Salud y Sociedad, Río de Janeiro, Brasil.

[iv] Janie. “Una oda a San Vibrador”, Janie es una autora y bloguera de historias y antologías, fragmento tomado de blog ichi.pro

[i] Godoy Peña, Scarllett (2019) “Percepciones de la masturbación y el uso de vibradores en mujeres sexualmente activas”. Tesis para optar al grado de Magíster en Salud Sexual y Reproductiva Dpto. de Obstetricia y Puericultura, Facultad de Medicina.Universidad de Concepción, Chile.

[ii] Fahs, Swank (2013) “Adventures with the “Plastic Man”: Sex Toys, Compulsory Heterosexuality, and the Politics of Women’s Sexual Pleasure” Revista Sex Cult.

Autor: Diana Carolina Sánchez Manzano
Psicóloga con énfasis en psicología educativa y magíster en Psicología, enfocada en investigación de la Universidad de La Sabana. Amplia experiencia en diferentes escenarios educativos y líder en la creación e implementación de programas de educación sexual.

30 de Abril de 2022

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.